Corte Suprema de EEUU regularía las condiciones en que operan clínicas de aborto

unnamed (3)

En lo que podría ser la batalla legal del aborto de la década, la Corte Suprema decidió el pasado viernes evaluar la ley de regulación del aborto de Texas. El caso tendrá consecuencias profundas y duraderas para la salud de la mujer. Podría terminar con la falta de un control eficiente a la industria del aborto que ya no podría continuar llevando su negocio como hasta ahora, haciendo caso omiso de la salud de las mujeres en la búsqueda de mayores ganancias. La decisión de la Corte Suprema sobre el caso tendría un efecto dominó en leyes similares en otros Estados, incluyendo Pennsylvania, Michigan, Missouri y Virginia, fijando un precedente para el resto de Estados Unidos.

Los recientes videos que muestran el escándalo del tráfico de órganos fetales en las instalaciones de Planned Parenthood también muestran una serie de irregularidades en la atención de salud de las mujeres. La opinión pública norteamericana ahora es más consciente de que la industria del aborto necesita una mayor supervisión y rendición de cuentas, y no menos controles.

Las regulaciones del aborto de Texas fueron aprobadas por la legislatura del estado de Texas en el verano de 2013 y convertida en ley por el entonces Gobernador Rick Perry. La ley requiere que todas las clínicas de aborto se ajusten a las normas básicas de instalación para un centro de cirugía ambulatoria. También requiere que tengan acceso preferente de admisión a un hospital cercano en caso de que surgieran complicaciones potencialmente mortales. Con estos simples requerimientos de sentido común, la mayoría de clínicas de aborto en el estado ya que han cerrado porque, o no pueden o no quieren, cumplir con los reglamentos básicos de salud.

Permitir que el negocio del aborto opere sin siquiera tener que cumplir con los estándares básicos requeridos de todas las instalaciones de salud quirúrgica ambulatoria claramente pone en riesgo a la salud de las madres y reduce el estándar en el nivel de atención de salud de la mujer.

¿Qué tan frecuente el aborto inducido puede dañar permanentemente la salud de la mujer y puede poner su vida en riesgo?

De acuerdo con un estudio publicado en Obstetrics & Gynecology, la revista oficial del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de América (que usualmente está a favor del aborto), las madres que tuvieron un aborto legal en los 11 y 12 semanas de gestación tienen tres veces o más probabilidades de morir a causa del procedimiento que las madres que tuvieron su aborto legal en la octava semana o anterior y hasta 30 veces más probabilidades de morir si el aborto se realizó entre los días 16 y 20 semanas [1]

Otro estudio [2] en el New England Journal of Medicine encontró que los abortos realizados utilizando RU- 486 tienen más probabilidades de resultar en aborto incompleto cuando se usa en gestaciones posteriores. Las mujeres también reportaron notablemente más síntomas adversos y dolor en gestaciones posteriores y las mujeres que usaron la droga abortiva después de 7 semanas de gestación (8-9 semanas) eran dos veces más propensas a haber sido hospitalizados, requerir una intervención quirúrgica o líquidos por vía intravenosa que las del grupo de 7 semanas.

El 2011, más de 2.000 eventos adversos fueron reportados a la FDA con el uso de la droga abortiva mifepristona incluyendo 612 hospitalizaciones, 339 transfusiones de sangre, 256 infecciones y 14 muertes

¿Qué dicen los abortistas que se oponen a esta ley de regulación de Texas? 

Los defensores del aborto han dicho por décadas que el aborto es un procedimiento tan seguro como extraer las amígdalas. Claro, uno se pregunta por qué razón entonces las clínicas de aborto no quieren cumplir las mismas normas que las instalaciones de salud que extraen las amígdalas.

La adopción de las normas para centros de cirugía ambulatoria no exige requisitos onerosos como pretendieron desinformar las organizaciones pro aborto. No son las que se aplican a hospitales o a las instalaciones quirúrgicas para pacientes hospitalizados. Solo se le exigen las correspondientes a “una instalación que funciona principalmente para proporcionar servicios quirúrgicos a pacientes que no requieren hospitalización durante la noche”.

Los defensores del aborto también han argumentado que las madres se enfrentarían a una carga excesiva de tener que viajar largas distancias para tener un aborto. Pero Texas es un estado grande y poco poblado, al igual que Alaska. Y en ambos estados, la gente ya está acostumbrada a viajar normalmente un recorrido largo para muchas otras cosas. El hecho es que todavía no hay hospitales en el lado oeste de Texas y las vidas de las mujeres estarían en riesgo si una intervención fuera necesaria para salvar la vida de una mujer.

Y Texas no es el único caso. Wyoming no tiene ni una sola clínica de aborto. Mississippi, Dakota del Norte y Dakota del Sur sólo tienen una clínica de aborto cada uno.

Tampoco es cierto que la salud materna en Texas se vea afectada como consecuencia de un menor número de clínicas. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, las tasas de mortalidad materna en Dakota del Norte entre 2003 y 2007 se encuentran entre las más bajas del país.

La industria del aborto en los Estados Unidos es una de las menos reguladas en el mundo. En Suecia, un país mayoritariamente pro- aborto que da más dinero a Planned Parenthood que cualquier otra nación, el aborto sólo es legal hasta 18 semanas de gestación a menos que la vida o la salud de la madre están en riesgo grave. El límite gestacional en Suecia es de hecho más estricto que en Texas, que permite el aborto por cualquier motivo hasta 20 semanas. Mujeres suecas que quieren tener un aborto después de 12 semanas se requieren para recibir asesoramiento antes de tener un aborto y después de 18 semanas, las mujeres tienen que hacer un caso ante la Junta Nacional de Salud y Bienestar antes de que puedan recibir el permiso para tener un aborto. La Junta Nacional revisa los casos de forma individual en una base de caso por caso.

Definitivamente, los argumentos en contra de las regulaciones básicas para las clínicas de aborto no se basan en la evidencia sino en gran medida en sus presupuestos ideológicos.

¿Cuáles son los pronósticos acerca de esta próxima decisión de la Corte Suprema?

Hay muchas razones para especular que la Corte Suprema se pronunciará en contra de la Ley de Texas. La Corte ha impedido que la ley sea implementada después que el Quinto Circuito de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos fallara a favor de las regulaciones del aborto en Texas que buscan proteger la salud de la mujer y de instituir la rendición de cuentas en las clínicas de aborto en ese estado.

Es posible que la opinión pública sobre el caso podría desempeñar un papel importante en la determinación del resultado del caso, como algunos observaron. De acuerdo con una encuesta de Gallup a principios de este año, la gran mayoría de los estadounidenses están insatisfechos con la normativa de aborto de la nación. En promedio entre 2012 y 2015, sólo el 39 % de los estadounidenses se mostraron satisfechos con el alcance de las regulaciones, una tasa que puede ser menor ahora que el sentimiento ha tenido una tendencia a la baja. Entre la mayoría que no está satisfecho con las regulaciones del aborto, sólo el 12 % dijo que les gustaría menos restricciones sobre el aborto.

Si prima el sentido común, la Corte Suprema debería ratificar la Ley de Texas y hacerla extensiva a todo el país. Es totalmente irresponsable jugar con la vida de las mujeres al hacer instalaciones de aborto que no rinden cuentas a las normas de construcción necesarios de todas las demás instalaciones de cirugía ambulatoria en el estado. En el caso de que surgiera una complicación potencialmente mortal, ¿no debería estar garantizado el acceso a la atención de emergencia de calidad para las mujeres?

[1] Linda A. Bartlett, Cynthia J. Berg, Holly B. Shulman, SuzanneB . Zane , Clarice A. Green , Sara Whitehead , y Hani K. Atrash , ” Factores de riesgo de la mortalidad relacionada con el aborto legal – inducida en los Estados Unidos”, Obstetricia y Ginecología 103 , no. 4 ( 2014 ) : 733, doi : 10.1097 / 01.AOG.0000116260.81570.60 .

[2] Irving M. Spitz, Wayne Bardin, Lauri Benton, and Ann Robbins, “Early pregnancy termination with mifepristone and misoprostol in the United States,” The New England Journal of Medicine 338, no. 18 (1998):1241-1247.

Anuncios

PERÚ: Rechazo al aborto y a sus promotores tanto en el Congreso de la República como en las calles

unnamed (1)

Por segunda vez y ahora de manera definitiva, el Congreso del Perú archivó el proyecto de ley para despenalizar el aborto en casos de violación. Ya en mayo la Comisión de Justicia y Derechos Humanos había decidido este archivamiento; ayer martes 24 de noviembre lo confirmó la Comisión de Constitución y Reglamento.

La votación oficial en sesión terminó 6 a 4 y hubiera sido más holgada de no haber sido por la intervención del Poder Ejecutivo expresada explícitamente por la Primera Dama Nadine Heredia. A pesar de esta injerencia tan poco usual, el triunfo en las calles fue y sigue siendo abrumador, por lo que el efecto del intento de lobby quedó neutralizado. Para muestra, un botón: una protesta de organizaciones pro aborto apoyando este proyecto no reunió ni siquiera a 100 personas… y era imposible no contrastarla con las más de 750,000 personas que congregó la Marcha por la Vida en Lima y en las ciudades más importantes del Perú (Piura, Arequipa y Cusco entre otras).

Los 6 votos en contra de la iniciativa pro aborto fueron de los parlamentarios:

Javier Velásquez Quesquén, Martha Chávez,

Julio Gagó, Luz Salgado,

Aldo Bardalez y Javier Bedoya

A ellos ya se sumó el congresista José León quien durante la sesión manifestó su posición a favor de la vida del concebido y ya hizo llegar su voto al presidente de la Comisión de Constitución como lo dejó claro en su cuenta Facebook.

unnamed

También hubieran podido sumarse los congresistas del partido de gobierno Martín Rivas, muy conocido por su trayectoria pro vida y los congresistas Jaime Delgado y Ana María Solórzano.

Rivas después de manifestar muy claramente estar en contra del proyecto de ley abortista en plena sesión recibió una misteriosa llamada y se retiró sin votar. Delgado y Solórzano estuvieron en la primera parte de la sesión pero se retiraron cuando comenzó el debate del aborto, lo cual no deja de ser sospechoso.

Jaime Delgado, desvinculado del partido de gobierno hace unos meses, había asegurado su voto a líderes pro vida respetando el compromiso firmado antes de ser elegido. Solórzano quizás quiso tomar distancia de la Primera Dama Nadine Heredia, jaqueada por las crecientes denuncias por corrupción que actualmente enfrenta. No extrañaría que muy pronto Solórzano se desvincule del partido oficialista o la expulsen por no querer seguir las directivas de palacio de gobierno, como sucedió recientemente con el congresista Omar Chehade.

¿Nadine Heredia a control remoto?

El 9 de junio de 2015, Nadine Heredia en su cuenta de twitter celebraba que la Comisión de Constitución del Congreso debatiría el proyecto de ley de aborto por violación en sesión extraordinaria.

unnamed (2)

En la sesión sucedieron varios hechos anómalos que hacen crecer la sombra de la duda. Por ejemplo, aparecieron congresistas del partido de gobierno que nunca antes habían asistido. Además, algunos legisladores oficialistas  que habían manifestado su intención de votar en defensa de la vida fueron “convenientemente” reemplazados por suplentes dispuestos a votar a favor del aborto. Sin embargo, incluso a pesar de tantas irregularidades, finalmente la Primera Dama aparentemente no logró sus objetivos.

Una oportuna alerta de organizaciones de la sociedad civil puso en autos a los congresistas no afines al gobierno que, bajo la iniciativa de la congresista Martha Chávez, dejaron claro que no se prestarían a esa jugarreta, sin importar de dónde proviniera .

Analizar la sesión considerando la influencia del poder de Nadine Heredia puede aclarar un poco lo que pasó ayer en esa Comisión de Constitución. Los votos favorables al aborto fueron de 3 congresistas incondicionales a la Primera Dama (Santiago Gastañadui, Sergio Tejada y Fredy Otárola) y una incondicional del aborto, Rosa Mávila.

Pero esta hipótesis también podría explicar por qué el congresista Otárola, presidente de la Comisión de Constitución, haya votado a favor del aborto cuando es costumbre en el congreso que el presidente de una comisión solo vota cuando se trata de dirimir un empate.

También podría explicar el por qué el congresista oficialista Martin Rivas, luego de manifestarse a favor de la defensa de la vida del concebido, “justo” recibiera una llamada que lo hizo ausentarse de la sesión lo que hizo que no pudiera votar.

Esta hipotética injerencia del Poder Ejecutivo también daría luz sobre las razones del congresista Gastañadui que, cuando ya veía que la situación era adversa al proyecto abortista, intentó frustrar la votación pidiendo que se invitara al Ministro de Justicia y al Defensor del Pueblo (ambos marcadamente abortistas). Pero ninguna de estas y otras estratagemas les funcionó.

A todas estas extrañas coincidencias hay que sumarle la campaña mediática de parte de altos funcionarios de diversos ministerios y entidades públicas que apoyaron el proyecto de ley abortista con la excusa del Día de la no Violencia contra la Mujer del 25 de Noviembre. Una de las más activas fue la propia Nadine Heredia junto a Marcela Huaita, Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Las campañas de “No te calles” contra la violencia a la mujer y la de “Déjala Decidir” (marcadamente abortista y ligada a este proyecto, ahora enterrado) se entrelazaron compartiendo sus cuantiosos fondos en publicidad y sus escasos promotores y participantes mayormente vinculados a ONGs abortistas y LGTBI.

Triunfó el movimiento ciudadano de la Marcha Por La Vida

Triunfó el movimiento ciudadano a favor de la vida. La Marcha por la Vida y todas las organizaciones que la conforman se hicieron sentir fuertemente en el Congreso de la República. Todos ellos merecen una gran felicitación porque ellos fueron quienes hicieron la diferencia con su campaña en redes, sus visitas, llamadas y cartas a los congresistas de la Comisión de Constitución. Ellos fueron los verdaderos artífices del triunfo sobre el poder del oficialismo que derrochó prepotencia en todas sus formas y se ganó a pulso la Impopularidad que cada vez aumenta más y más.

La claridad y entereza de los legisladores a favor de la vida y contra el proyecto de aborto por violación también tienen que ver mucho con la Marcha por la Vida. Los congresistas Juan Carlos Eguren, Julio Rosas y Martha Chavez han sido incondicionales promotores de la Marcha por la Vida que es la manifestación pública más grande del país y que ya es un grupo inmenso de votantes que serán decisivos en las próximas elecciones del 2016 y que están permanentemente atentos a qué políticos los representa y cuáles no.

En la noche del 24 de Noviembre, las ONGs promotoras de la campaña “Déjala Decidir” convocaron a una protesta contra los que ellas llaman “los malos congresistas” que rechazaron un proyecto (supuestamente) “popular”. Como hemos dicho, no llegaron a reunir ni 100 personas. Tampoco llegaron ni a 100 las que se unieron a la vigilia organizada por la Ministra Marcela Huaita. Como alguien se preguntaba ayer en redes sociales, “¿dónde están los 60,000 que supuestamente apoyaban esta propuesta?”

Más allá de cualquier especulación, lo cierto es que el Perú sigue rechazando contundentemente al aborto y sus promotores tanto en el Congreso de la República como en las calles. Ya hay ciudadanos que se han dado cuenta del poder de actuar juntos y políticos que, sabiamente, están viendo qué significa representarlos. Hoy se enterró un proyecto, pero todos toman nota de cara al 2016, año electoral.

Las claves para entender a Siria

1. ¿Quién gobierna Siria?

El actual Presidente de Siria, Bashar al-Asad, heredó el poder de su padre Hafez al-Asad tras su muerte en junio del 2000. Hafez al-Asad llegó al poder en 1970 a través de un golpe de estado y se consolidó como líder del partido socialista árabe Baath. Después de asumir el poder, Hafez purgó el partido de todos sus rivales políticos y dio los cargos de responsabilidad a familiares cercanos y gente de su confianza; así, las riendas del partido Baath y las fuerzas de seguridad quedaron en manos de la familia Asad (alauita, en un país mayoritariamente suní) y de consejeros políticos y militares de su confianza.

La autocracia de Hafez no toleró ninguna forma de disidencia política, y reprimió duramente a grupos políticos e individuos que desafiaban al régimen. Los servicios de inteligencia, conocidos como Mukhabarat, han sido claves para asegurar la continuidad del régimen erradicando cualquier disidencia, y a menudo mediante flagrantes violaciones de los derechos humanos. En los setenta el crecimiento de los Hermanos Musulmanes, que abogaban por un cambio de régimen y el establecimiento de un estado islámico, se reprimió brutalmente con lo que acabó siendo conocido como la masacre de Hama que en febrero de 1982, se saldó con aproximadamente 20.000 víctimas.

A la muerte de su padre, Bashar asumió el liderazgo del partido Baath prometiendo reformas políticas y económicas. Este período se conoció como “la Primavera de Damasco”. Las promesas de Bashar nunca se materializaron y las pocas y tímidas reformas que se implementaron fueron revocadas, destruyendo así todas las esperanzas de que bajo el mando de Bashar, Siria pasase de una autocracia a un estado democrático moderno.

2. ¿Qué desencadenó las protestas de 2011?

El 6 de marzo de 2011, un grupo de adolescentes fue arrestado en la ciudad de Dara, en el sur de Siria, por dibujar un graffiti contrario al régimen en una pared. Su detención provocó manifestaciones masivas en la ciudad y choques con fuerzas gubernamentales. Se abrió fuego contra los civiles y las protestas subieron de tonto pidiendo la caída del régimen y se extendieron hasta Damasco y luego por todo el país en cuestión de meses. Los manifestantes se inspiraban en la Primavera Árabe y en el activismo que estaba teniendo lugar en la región, donde egipcios, tunecinos, yemenitas y libios se estaban movilizando contra sus respectivos regímenes políticos.

La respuesta del régimen fue intensificar la represión y en mayo de 2011, entraron tanques en las ciudades de Homs, Dara y en partes de Damasco, provocando condenas internacionales por el uso excesivo de fuerza militar contra manifestantes. La ciudad de Dara se convirtió en uno de los epicentros anti-régimen fomentado el sentimiento anti-régimen en todo el país.

En julio de 2011, las protestas estallaron en Hama, que una vez más se convirtió en el punto central de la oposición al régimen Baath, con miles de personas saliendo a la calle pidiendo la dimisión de al-Asad y enfrentándose a una represión brutal.

pregunta 2

Fuente: Syrian Observatory for Human Rights

3. ¿Cómo pasó el conflicto sirio de manifestaciones pacíficas a una guerra civil?

Lo que empezó como protestas pacíficas, comenzó a organizarse y armarse como respuesta a la represión del régimen. Los primeros movimientos de oposición armada consistían en una mezcla de civiles y militares desertores que se unieron al movimiento anti-régimen después de ser testigos del uso excesivo de la fuerza por parte del gobierno. El primer incidente de rebelión armadaocurrió en junio de 2011 cerca de la frontera con Turquía, donde civiles locales se hicieron con el arsenal de una comisaría de policía después que fuerzas del régimen abrieran fuego contra manifestantes. Cuando llegó una unidad del ejército para reprimir a los manifestantes, una parte de esa unidad desertó, y junto con los civiles armados lanzaron una contraofensiva contra las fuerzas de seguridad. Esta contra insurgencia fue respondida con decisión y a final de mes, la población, incluyendo los insurgentes, se vio obligada a huir.

A ese incidente le siguieron otros entrenamientos como los que se produjeron, en septiembre de 2011, en Homs y en Jebel al Zaqiya. En enero de 2012, los rebeldes tomaron varios suburbios al este de Damasco. Aunque fueron expulsados de algunos de ellos a finales de ese mes, los rebeldes siguen controlando algunas zonas de las afueras de la ciudad. En julio de 2012 el conflicto llegó aAlepo. Fuerzas rebeldes penetraron por el este y llegaron al centro de la ciudad, disparando contra puestos policiales y militares y capturando una cantidad significativa de armas y munición. Alepo sigue dividida, con las fuerzas del régimen controlando el oeste de la ciudad y los rebeles el este.

A medida que la oposición dispuso de más armas y munición (cogida de depósitos de armas dentro de Siria pero también adquiridas de donantes regionales e internacionales), las hostilidades se intensificaron convirtiéndose en un conflicto de suma cero, con las dos partes luchando por su supervivencia. En julio de 2012, el Comité Internacional de la Cruz Roja ya calificó la situación en Siria como un conflicto armado interno o guerra civil.

4. ¿A quién engloba la oposición Siria?

La oposición comprende un numeroso grupo de actores políticos dentro y fuera de Siria (muchos disidentes políticos, como los líderes de los Hermanos Musulmanes, han estado en el exilio) y dentro de ella hay grupos que desarrollan una labor estrictamente política y otros que han tomado las armas. A pesar de sus divisiones, la oposición tiene una demanda común: la caída del régimen de al-Asad. No comparten, sin embargo, un proyecto político alternativo. Algo que se explica por la naturaleza espontánea de los levantamientos y el hecho que no hubiese una agenda política o ideología dominante tras las manifestaciones.

En un intento de unir varios grupos de la oposición bajo una organización paraguas, se organizó el Consejo Nacional Sirio (CNS) en marzo de 2011. Desde su comienzo, el CNS ha estado plagado de luchas internas y escisiones; y ha sido incapaz de mantener una posición clara en asuntos clave como la intervención militar extranjera. Tampoco ha sabido definir una estrategia militar y política ni un programa para la era post al-Asad. Dominado por los líderes en el exilio de los Hermanos Musulmanes y operando en Turquía, el CNS fue criticado por no incorporar a prominentes figuras de la oposición en sus filas y por estar desconectado de lo que pasaba en el interior de Siria. Tenía poca influencia sobre grupos rebeldes armados sobre el terreno, sobre todo porque éstos recibían apoyo militar y financiero directamente de varios donantes regionales y no estatales pasando por alto el papel del CNS de coordinar el desembolso de las armas de donantes extranjeros a combatientes de la oposición. Dada la falta de influencia del CNS sobre los grupos de milicias, y con la legitimidad de sus líderes permanentemente puesta en duda tanto por los sirios como por los actores internacionales, se formó la Coalición Nacional de la Revolución Siria y las Fuerzas de la Oposición en noviembre de 2012 (con un gran esfuerzo diplomático internacional), que reunió al CNS junto con otros líderes de la oposición en un intento de ampliar la base de apoyo de la oposición política. La coalición, como el CNS, ha sido víctima de las tensiones internas, de su inexperiencia en labores de gobierno y de su incapacidad para controlar a los grupos armados rebeldes.

El Ejército Sirio Libre (ESL) compuesto de desertores y voluntarios contiene los pocos grupos rebeldes que apoyan la coalición. Sin embargo, dada la menguante influencia del ESL (cada vez más grupos del ESL lo están abandonando a favor de otros grupos rivales), y la proliferación de grupos armados que no reconocen la legitimidad de la coalición, se está haciendo cada vez más difícil superar las diferencias entre los actores sobre el terreno y la oposición política fuera de Siria.

Charles Listes, analista del conflicto sirio estima que hay unos mil grupos armados operando actualmente en Siria, algunas veces formando alianzas ad hoc, y otras compitiendo entre ellos. Todos los intentos de unificar los grupos rebeldes armados bajo un mando centralizado han fracasado. El hecho de que tanto la oposición armada como la política sean incapaces de formar un frente unificadopone en peligro la supervivencia y la legitimidad de toda la oposición.

pregunta 4

Fuente: Syrian Observatory for Human Rights

5. ¿Quiénes son los yihadistas y por qué están siendo cada vez más importantes en el conflicto?

La revuelta siria empezó siendo un movimiento secular y pacífico contra un régimen autocrático. Sin embargo, progresivamente se transformó en un conflicto militar con grupos yihadistas engrosando la oposición armada.

El conflicto en Siria tiene varias dimensiones: clase, identidad, alianzas locales y regionales, y divisiones sectarias y religiosas –entre otras. Estos elementos han emergido como líneas de falla en un conflicto cada vez más complejo. La retórica sectaria, empleada por el régimen de al-Asad desde el comienzo de la revuelta y alimentada por los poderes regionales, ha polarizado el conflicto y ha abierto un especio para los yihadistas que defienden la superioridad del Sunismo y la violencia para imponerlo.

Estos grupos reciben financiación de gobiernos regionales y donantes no estatales en un intento de promover intereses estratégicos. Su ayuda ha proporcionado a estos grupos una influencia desproporcionada en el conflicto. En paralelo, han reclutado un alto número de combatientes, tanto sirios como de otros países. Los grupos yihadistas más significativos operando en Siria son:

El Frente al-Nusra: El Frente al-Nusra es un grupo afiliado a al-Qaeda que anunció su creación en enero de 2012. Su objetivo es derrocar al régimen de al-Asad como paso previó a la creación de un estado pan-islámico regido por la Sharia. Las filas del Frente al-Nusra contienen yihadistas experimentados que están “versados en varios conflictos armados y estrategias de insurgencia”. Así, aunque su número estimado es de 5000, son reconocidos como uno de los grupos rebeldes más eficientes de los que operan en Siria. De al-Nusra destaca su implantación en todo el país ya que está presente en 11 de las 13 regiones del país.

Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS): En abril de 2013 se anunció la creación del EIIS, una unificación de al-Qaeda en Irak y su afiliado sirio, el Frente al-Nusra pero el propio líder de al-Nusra lo negó. Aunque el número de integrantes se desconoce, se cree que lo forman, mayoritariamente, yihadistas extranjeros. Ha crecido rápidamente como grupo insurgente y tiene sus baluartes en Homs, Raqqa, Abu Kamal y a lo largo de la frontera turco-siria. El EIIS se financia por las explotaciones petrolíferas que controlan en Irak y en Siria y también a través de los rescates que obtienen con sus campañas de secuestros.

Frente Islámico: En noviembre de 2013, siete grupos rebeldes se fusionaron para formar el Frente Islámico, posiblemente la alianza más grande de la oposición. Esta nueva alianza, formada por Ahrar-al-Shaam y las brigadas Suqoor-al-Shaam entre otros grupos, no incluye los grupos asociados a al-Qaeda como el EIIS o al-Nusra, sino que es ‘explícitamente un cuerpo islamista sirio’. Ahrar-al-Shaam lo forman una diversidad de grupos islámicos conservadores y a veces grupos yihadistas (tiene casi 50 grupos), que operan principalmente en el norte de Siria pero tienen implantación en todo el territorio. Con su insistencia en los derechos de las minorías, su posición ideológica no es tan dura como la de al-Nusra. Las brigadas Suqoor- al-Sham son otro actor relevante en el movimiento de oposición. Se cree que están financiadas por los Hermanos Musulmanes sirios y a menudo emplea una retórica nacionalista que lo distingue de movimientos yihadistas transnacionales. Que dos grupos de la oposición se han fusionado bajo el paraguas del Frente Islámico sirve para subrayar la importancia que este nuevo grupo tendrá en la oposición.

pregunta 5

Fuente: Syrian Obsevatory for Human Rights

6. ¿Ha tomado el conflicto en Siria una naturaleza sectaria?

El régimen de al-Asad ha empleado un discurso sectario desde el principio en un intento de posicionarse como el único guardián de los derechos de las minorías. La creciente influencia de yihadistas insurgentes que defendien un sunismo violento ha trasladado estanarrativa sectaria a parte de la oposición. El hecho de que el conflicto tenga una dimensión regional ha reforzado esta tendencia. La oposición siria está financiada y armada por estados mayoritariamente suníes como Arabia Saudí, Qatar y Turquía, y se nutre de combatientes suníes de todo el mundo. En cambio, el régimen sirio recibe apoyo de Irán, chií; y miembros de la milicia libanesa chií Hezbolá.

La violencia sectaria y la amenaza de represalias ha aumentado el número de desplazados internos. Parte de la población ha huido hacia áreas en las que su comunidad es hegemónica, cambiando el mapa social de muchas ciudades y pueblos sirios.

Aunque el conflicto sirio cada vez se define más como una guerra entre una oposición suní contra un régimen que cuenta con el apoyo de aluitas y chiíes y la complicidad de otras minorías, la realidad es más compleja. El apoyo del régimen no se basa solo en las minorías, sino también en suníes leales al régimen como comerciantes, hombres de negocios, y oficiales del ejército que tienen algo que perder si el régimen no sobrevive. Asimismo, la oposición tiene alauitas, cristianos y otras minorías en sus filas.

Los recientes combates entre la comunidad kurda y algunos grupos de la oposición, sobretodo al-Nusra y el EIIS, han añadido una nueva dimensión a la fragmentación étnico-política del país. Los kurdos representan el 9% de la población, y están geográficamente concentrados en el noreste de Siria, a lo largo de la frontera turca e iraquí. Desde el estallido de los combates en 2011, los kurdos han intentado distanciarse tanto del régimen como de la oposición, y a mitad del 2012, el régimen de al-Asad se retiró de las áreas kurdas, cediendo el control de esas áreas al partido Unión Democrática Kurda (PYD). Cuando grupos yihadistas intentaron extender su influencia a las áreas kurdas, el brazo armado del PYD rechazó con éxito los ataques, y desde entonces ha habido diferentes enfrentamientos entre ambas fuerzas.

7. ¿Qué consecuencias humanitarias tiene el conflicto?

El mundo está siendo testigo de una crisis humanitaria sin precedentes en las últimas décadas. El número de víctimas desde el inicio del conflicto supera ya las 100.000 bajas. Aproximadamente un tercio de la población siria se ha visto obligada a desplazarse; 5 millones de sirios son desplazados internos mientras que 2 millones son refugiados registrados en países vecinos. Las necesidades de ayuda humanitaria se han multiplicado en el último año de forma exponencial. Naciones Unidas pidió en diciembre de 2013 6.5 billones de dólares para ayudar a 16 millones de personas, la cifra más alta de la historia para un único conflicto. Sin embargo, la conferencia de donantes organizada en Kuwait no ha alcanzado esa cifra; los donantes sólo se han comprometido a 2.4 billones de dólares, muy lejos de la cifra requerida. Además, agencias de ayuda y organizaciones donantes se enfrentan a enormes dificultades para hacer llegar la ayuda humanitaria, particularmente a las ciudades bajo asedio. La situación en los campos de refugiados en los países vecinos se caracteriza por la superpoblación, la inseguridad y la incapacidad de cubrir las necesidades básicas.

Buena parte de la población ha huido de la violencia de las fuerzas gubernamentales y, en algunos casos, también de milicias rebeldes Un informe reciente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas detalla el alcance y la depravación de los crímenes cometidos en Siria, entre los que se incluyen ejecuciones sumarias, asesinatos, violaciones torturas, tomar rehenes y otras graves violaciones de los derechos humanos.

Sin una perspectiva clara de poner fin a las hostilidades, las consecuencias humanitarias continuarán aumentando y afectando no sólo a Siria, sino también a los países vecinos.

Pregunta 7

Fuente: commons.wikimedia.org

8. ¿Por qué ha aceptado el régimen sirio desmantelar su arsenal químico?

El 21 de agosto de 2013, testigos y activistas informaron del uso de armas químicas en dos barrios de Damasco. En pocas horas, esas afirmaciones fueron corroboradas por videos y fotos de docenas de víctimas padeciendo los síntomas causados por la exposición al gas nervioso. Aunque el número exacto de bajas no se pudo establecer, la oposición Siria afirmó que habían muerto al menos 1.300 personas en el ataque y responsabilizaron al régimen sirio.

La evidencia de los videos provocó el escándalo en el seno de la comunidad internacional. Aunque el conflicto sirio había causado más de 100.000 muertos, el uso de armas químicas añadió una nueva dimensión al conflicto. Las armas químicas, a diferencia de las convencionales, son indiscriminadas, y desde 1925, el protocolo de Ginebra prohíbe su uso. La misión enviada a Siria a investigar el uso de armamento químico confirmó que habían sido usadas, y concluyeron que las fuerzas de la oposición no tenían los medios para lanzar un ataque así, quedando solamente el régimen de al-Asad como el único que dispone de ese tipo de armamento y, por consiguiente, como el responsable más probable.

El régimen sirio negó esas afirmaciones, citando que faltaban evidencias definitivas. Mientras tanto, el gobierno de los Estados Unidos sospesó la posibilidad de un ataque militar como respuesta ya que el presidente Obama había declarado en 2012 que su uso equivaldría a cruzar una línea roja. La intervención militar no se llevó a cabo por el miedo a verse inmiscuido en otro conflicto; en su lugar, se llegó a una solución diplomática acordada por Rusia y los Estados Unidos a través de la cuál, Siria acordaba desmantelar y destruir, bajo supervisión internacional, todo su arsenal químico antes del verano de 2014. Al-Asad, quien niega vehementemente haber usado estas armas accedió a su desmantelamiento para evitar un ataque militar y así asegurar la supervivencia de su régimen.

Pregunta 8

Fuente: Syrian Obsevatory for Human Rights

9. ¿Cuáles son los efectos del conflicto sirio en los países vecinos?

El conflicto sirio amenaza con desestabilizar todo Oriente Medio, pero las consecuencias de la guerra han sido particularmente graves en sus vecinos inmediatos. El conflicto sirio puede romper el ya frágil y precario equilibrio social del Líbano. La naturaleza cada vez más sectaria del conflicto ha tenido un efecto contagio con violencia sectaria apareciendo en ciudades como Sidón, Beirut y Trípoli, tal como demuestra el último atentado contra Hezbolá en un barrio de Beirut.

Líbano tiene que lidiar también con el creciente número de refugiados sirios que cruzan hacia su territorio. Las cifras de Naciones Unidas estiman unos 800.000 refugiados sin contar los que no están registrados. Los refugiados sirios son ahora mismo el 25% de la población libanesa.

En Irak, la violencia sectaria y el flujo de refugiados mayoritariamente suníes, ha exacerbado la situación de seguridad. Con el gobierno iraquí apoyando tácitamente el régimen de al-Asad, se ha acrecentado la división entre la mayoría chií y la minoría suní que se siente marginalizada. Además, el efecto contagio ha llegado a Irak ya que grupos militantes suníes se han hecho fuertes en el país. Lo ha demostrado el Estado Islámico de Irak y Siria tomando de la ciudad de Faluya.

Turquía ha recibido a más de 600.000 refugiados sirios. Los campos de refugiados proliferan alrededor de la frontera sur de Turquía, y la llegada de cientos de miles de musulmanes suníes a la provincia de Hatay, amenaza con provocar tensiones sectarias y étnicas con la población local. A Turquía también le preocupa el fortalecimiento del Partido Democrático Sirio, un aliado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Siria. Aunque hay un alto el fuego vigente entre el PKK y Turquía, si las negociaciones fracasan, el PKK puede usar las ciudades en el norte de Siria como base desde donde lanzar ofensivas militares contra Turquía.

Jordania ha recibido unos 550.000 refugiados intensificando su delicada situación financiera. La seguridad de Jordania, además, se ha visto afectada por el creciente número de yihadistas jordanos que cruzan la frontera siria para unirse a los grupos afiliados a al-Qaeda. Amman teme tanto las represalias del régimen sirio como que los yihadistas combatiendo en Siria puedan convertirse en una amenaza para el reino de Jordania una vez finalice la guerra en el país vecino.

10. ¿Es posible una solución política al conflicto sirio?

En setiembre de 2013, el viceprimer ministro sirio anunció que la guerra civil había llegado a un estancamiento militar, sin que ninguno de los dos bandos sea capaz de derrotar al otro y esta situación es difícil que cambie en un futuro cercano. El equilibrio de poder podría alterarse con una intervención militar occidental, pero esta opción ya no se contempla y se insiste en la necesidad de una solución política. La largamente retrasada conferencia de Ginebra II, que empezó el 22 de enero de 2014, aspiraba a proveer una plataforma donde se pudiera planear dicha solución. Los principios de una transición política en Siria bajo los auspicios de Naciones Unidas incluyen asegurar la integridad territorial de Siria, la formación de un gobierno de transición con plenos poderes ejecutivos y establecer un calendario viable que marque los tiempos para que Siria se convierta en a un sistema parlamentario democrático multipartidista.

Ginebra II estuvo marcada por las incertidumbres sobre qué actores participarán en la conferencia. Por ejemplo, la Coalición Nacional Siria sólo confirmó su presencia tras una reunión en Estambul en la que exigió que se retirase la invitación a Irán. Finalmente, el Secretario General de Naciones Unidas retiró la invitación a Irán por no aceptar las conclusiones de Ginebra I. En Ginebra se sentaron alrededor de la misma mesa el régimen y los líderes de la oposición y llegaron a acuerdos muy básicos como dejar salir mujeres y niños de la ciudad sitiada de Homs e incluso hombres no-combatientes previa entrega de una lista, permitir la entrada de un convoy humanitario en la ciudad y la elaboración de listas para el intercambio de prisioneros.

La conferencia estuvo marcada por un constante enfrentamiento verbal entre las dos delegaciones: la oposición insistiendo en hablar sobre transición política y el gobierno centrándose en hablar de terrorismo. Finalmente, el acuerdo sobre Homs no se ha respetado; pero en su lugar, se han conseguido altos el fuego para entregar ayuda humanitaria a nivel muy local.

No obstante, fue imposible acordar un alto al fuego general o iniciar una transición política que pusiera fin al conflicto actual. La oposición siria exige que al-Asad renuncie a su poder y un calendario claro para la transición. Esas son, precisamente, las concesiones que el régimen no está dispuesto a asumir y más después de que al-Asad se haya convertido en un colaborar necesario para desmantelar el arsenal químico, esquivando así una intervención militar internacional. A ello se suma el hecho de que la Coalición Nacional se ve cuestionada internamente y será muy cautelosa respecto a hacer concesiones para que su popularidad no decaiga aún más. Además, aunque la Coalición Nacional es el cuerpo representativo de la oposición siria, no está claro si tiene la autoridad para negociar en el nombre de diversos grupos que forman la oposición, y si será capaz de hacer aceptar una posible solución salida de Ginebra II a los grupos que conforman la oposición. Tampoco ayuda la falta de consenso entre las grandes potencias sobre el futuro político del país y sobre cómo mitigar las crecientes consecuencias humanitarias del conflicto. Aunque la conferencia terminó sin ningún resultado tangible, Lakhdar Brahimi ha afirmado que la conferencia ha hecho acercar posturas a las dos partes a pesar de que aún están muy lejos.

La segunda ronda de negociaciones empezó el 10 de febrero, duró una semana y tampoco se llegó a ningún acuerdo. Las dos partes han acordado mantener una tercera ronda a la que no se ha puesto fecha para tratar los siguientes ítems: luchar contra la violencia y el terrorismo, el órgano de gobierno transicional, instituciones nacionales y reconciliación nacional. La controversia está en que la oposición quiere negociar el segundo ítem sin que haya acuerdo sobre el primero pero el gobierno se niega.

GINEBRA22

#BÁSICOSPOLEXT: SUNÍES VERSUS CHIÍES

Desde hace más de tres décadas, Arabia Saudí e Irán libran una guerra nada fría por la primacía enOriente Próximo. En este conflicto de poder, la religión juega un papel clave, como arma arrojadiza y elemento de cohesión. Los saudíes se consideran los estandartes del sunismo, que representa entre el 80 y el 90% de los musulmanes en el mundo. Son la cuna del islam y tienen en su territorio los lugares sagrados de La Meca y Medina. Los iraníes, por su parte, son los guardianes del chiísmo, minoría “enorme”, la religión de los “desposeídos” y los inconformistas del mundo musulmán. Podríamos hablar de Beatles y Rolling Stones, Messi y Ronaldo, o Republicanos y Demócratas. Pero Oriente Próximo no está para bromas.

Las diferencias entre las dos tradiciones son mínimas. Ambas rinden culto a un mismo dios, Alá, se encomiendan a un mismo Corán y a un mismo profeta, Mahoma. Los chiíes (de cha’a, que significa “causa común”, “partido”) son los seguidores de Alí, primo hermano y yerno del profeta Mahoma, a quien consideran su único sucesor. No aceptan que la dirección espiritual y temporal de la comunidad de creyentes (umma) no esté en manos de un descendiente de la familia del profeta. Según ellos, Mahoma aportó al mundo una fe, una tradición (sunna), pero también una familia. Ella es quien debe reinar en el islam.

El cisma entre suníes y chiíes data del año 632, cuando murió Mahoma y surgió la pregunta de quién lo sucedería. Tras un breve periodo que los musulmanes consideran dorado, con cuatro califas comunes, el conflicto estalla en 661. Ese año Alí, cuarto y último califa bien guiado, marido de la única hija de Mahoma, Fátima, es asesinado en Kufa. La dinastía de los Omeya de Damasco se hace con el poder yMuawiya, gobernador de Siria, se proclama califa. Un grupo de musulmanes lo rechaza y exige que la sucesión recaiga en la línea de parentesco del profeta.

Los seguidores de Alí tienen depositadas sus esperanzas en el hijo de este, Hassan, que será también asesinado en 680. Y luego en Hussein, hermano de Hassan, que se enfrenta al poder en Damasco y también encuentra la muerte, el mismo año que su hermano, en la batalla de Kerbala (Irak), desde entonces uno de los lugares santos del martirologio chií. Este drama marca la ruptura entre chiísmo y sunismo. A partir de ese momento, el trágico destino de los alidas se identifica con “la defensa del justo y del débil oprimido por el tirano”, según el islamólogo Paul Balta.

Wahabismo frente a chiísmo

En la actualidad, ese tirano tiene nombre (wahabismo) y apellidos (Arabia Saudí). Se trata de una corriente puritana del sunismo, predominante en la península arábiga, considerada por la monarquía saudí y sus seguidores como el islam original. Los chiíes son sus principales enemigos, “herejes”, “quinta columna” de los enemigos del imán verdadero. “El peligro de los herejes chiíes en la región no es menor que el peligro de los judíos y los cristianos”, proclama una fatwa wahabí.

El chiísmo fue adoptado por los persas tiempo después de haber sido invadidos por los árabes en el siglo VII. Con el paso de los siglos, los persas se han convertido en sus defensores: en la actualidad, el ayatoláAlí Jamenei se proclama a sí mismo como el protector de los chiíes. Fue su predecesor, Ruhollah Jomeini, quien habló, a raíz de la revolución islámica, de un “renacer chií”. Fue el punto de partida para que los chiíes comenzaran a pedir mayores responsabilidades y mejores condiciones de vida en Irak (donde son mayoría), Bahréin, Pakistán, Líbano o Arabia Saudí.

Como explica Catalina Gómez, la amenaza chií ha ayudado a unir al resto de países del golfo Pérsico –golfo árabe, como lo llaman desde la península para enfado de los persas–, que han utilizado el deseo iraní de exportar su revolución y el chiísmo para crear un sentimiento de unidad dentro de sus poblaciones y, al mismo tiempo, atraer apoyo extranjero, siempre interesado en bloquear las ambiciones de Irán, el país más poderoso de la región y con mayor población.

“La violence, sous quelque forme qu’elle se manifeste, est un échec”, Jean Paul Sartre.

Hace ya un siglo, Chesterton se aventuraba a valorar las acciones de los críticos de la religión más acérrimos : “Los hombres que comienzan luchando contra la Iglesia por el bien de la libertad y la humanidad acaban desechando esta libertad y humanidad si éstas se convierten en sus únicas armas para luchar contra la Iglesia […] Los secularistas no han arruinado lo divino. Los secularistas han arruinado el propio secularismo, si eso les sirve de consuelo”.

De manera similar, no son pocos los auto-proclamados liberales ansiosos por combatir el fundamentalismo que -no sólo hoy sino desde hace meses- se muestran dispuestos a sacrificar in extremis la libertad y la democracia de la que tanto se enorgullecen. La dialéctica entre libertad y seguridad marca inexorablemente la agenda política, la doctrina jurisprudencial y la controversia social. El ya manido debate en torno a la suspensión de Schengen se erige en símbolo de esta disyuntiva que en realidad significa las pulsiones más hobbesianas de todo ser humano. Un Schengen que pierde todo sentido cuando un Estado se ve atacado por sus propios nacionales, como ocurrió con el ataque a la redacción de Charlie Hebdo. En el caso de que alguno o varios atacantes hayan sido extranjeros, Schengen no deja de ser el chivo expiatorio en el que líderes y tertulianos de discurso fácil se escudan para evitar intentar entender por qué. ¿Por qué nuestro mundo sigue girando pero todos sentimos que una parte de nosotros está en el Bataclán?

Mientras los terroristas están dispuestos a derramar sangre en nombre de su ‘Dios misericordioso’ y del más allá -que interpretan a su manera-, nuestros adalides contra el terror están dispuestos a asolar el más acá escudándose en el odio al otro. En este caso, al musulmán. Ayer ‘Paris’ y ‘Muslims’ se convirtieron a la par en trending topics. No se hicieron esperar las voces que culpabilizaban al Islam -religión con 1.600 millones de creyentes- de la sinrazón de un puñado de psicópatas. El ‘Choque de Civilizaciones’ aplicado a la dialéctica más simplista y espolvoreado con toneladas de ignorancia. Ignorancia que no hace sino generar el mismo odio que desemboca en sangre derramada y esperanza hecha trizas. Son hordas de ignorantes los que deciden prescindir convenientemente del que sean musulmanes de todo tipo y condición los que día a día mueren a manos del terror más sódico. Musulmanes los que a todas horas se enfrentan a una sinrazón que además se sirve de sus convicciones más íntimas para justificar actos inhumanos. Musulmanes a los que obligamos a condenar actos con los que no solamente no tienen nada que ver, sino que además perciben con la misma confusión, sorpresa y rabia contenida que nosotros.

La portada del diario libanés L’Orient Le Jour no podía ser más certera: “la même terreur, les mêmes larmes”. La guerra que supuestamente ha sido declarada a Europa a Occidente no distingue entre nacionalidades, pertenencias, libros sagrados o tonos de piel. Los europeos somos víctimas y estamos en el ojo de mira, sí. También lo son y están ciudadanos de países como Líbano, Siria, Iraq, Egipto, Rusia… Estos últimos meses he tenido que preguntarme con lágrimas en los ojos por el presente y futuro de seres queridos en Egipto, en Beirut, en Baghdad y París. Puede que suene desorbitado, pero Daesh, sus predecesores, sus acólitos, imitadores y simpatizantes han declarado la guerra a la Humanidad. Contra la propia esencia del ser humano. Eso es, a ti y a mí. A mi sobrina y a tu vecino. Todo apunta a que la lucha será larga y aún, si cabe, más dolorosa.

Tampoco han tardado algunos en hacer sonar las alarmas contra terroristas disfrazados de refugiados sirios. Como si no hubiesen tenido bastante con enfrentarse aquí, allí y en el camino, a la muerte y a la desesperanza más profunda. Los defensores del legado judeo-cristiano de Europa frente a la amenaza de la inmigración no se circunscriben a ‘Viktator’ Orban y Marine Le Pen. Ojalá fuera así. Líderes populistas, fanáticos y ciudadanos de a pie, con la excusa de defender a capa y espada los valores europeos, se muestran dispuestos a capotear el verdadero núcleo de la herencia cristiana: todo individuo -poco importa su origen o destino- está autorizado a dejarse abrazar y guiar por un sistema de creencias universal, que en la Unión Europea ha adoptado la forma de derechos y libertades fundamentales. Esta narrativa encandila y convence hasta que los que reclaman este amparo no resultan ser tan “europeos” como algunos quisieran. Mucho se habla de celebrar la riqueza de otras culturas, hasta que esta riqueza nos deja de interesar, nos resulta difícil de comprender, e incluso, según algunos, pone en peligro nuestra identidad. Como si la definición de ésta última estuviese grabada en piedra en un lugar recóndito sólo accesible a los más “puros”. De nada vale que ya sepamos, a fuerza de dolorosas lecciones -que no por lejanas en el tiempo dejan de aparecerse en nuestras peores pesadillas- lo que la palabra “puro” trajo consigo en Europa.

Tiempo tendremos de analizar con distancia y toda la frialdad de la que seamos capaces cuál es el papel que juegan el rechazo al multiculturalismo -quizás el único antídoto contra tanto odio- y el fracaso de las políticas de integración. En valorar pactos antijihadistas, bombardeos por aire o invasión por tierra. La responsabilidad de Arabia Saudí y otros aliados de Occidente que campan a sus anchas sobre el filo de la navaja del extremismo. Esta barbarie deja claras muchas cosas, deja abiertas muchas otras, pero lo que no podemos dejar pasar de largo -por enésima vez- es que este ataque deja patente que algo anda mal en un continente que llevaba décadas prometiendo estabilidad, prosperidad, derechos fundamentales e inclusiión. Buscar culpables sobre los que descargar toda nuestra rabia es humano y comprensible. Lo que tendríamos que evitar a toda costa es caer en el debate ‘nosotros contra ellos’. En alimentar diatribas innecesarias sobre identidades y pertenencias.

La “identidad europea” no deja de ser una construcción arbitraria. Somos europeos, sí. Pero ¿qué significa ser europeos? En mi opinión, ésta es la eterna pregunta que moldea Europa, debate a debate, idea a idea, incluso golpe a golpe. Por inabarcables y titánicas que se muestren, y precisamente porque nos definen, no podemos permitir que estas interrogaciones nos paralicen. Ni debemos amedrentarnos ante las voces de Casandra que amenazan con el fin de una identidad europea que únicamente llegará cuando la propia Europa deje de existir. No lo olvidemos: Europa no sólo la definimos los europeos, la definen los de aquí y allí, lo define Jean-Luc, Mahmoud, Federico, Chan o Yashid. Europa de todos o Europa de nadie.

Nigeria esta secuestrada

“Nigeria está secuestrada por Boko Haram”

No es así. Sin duda la presencia de la banda fundamentalista es uno de los problemas de los nigerianos, pero este país africano es mucho más que terror. Antes de la preocupación internacional a golpe dehastag por las más de 200 alumnas secuestradas en Chibok, los extremistas protagonizaban auténticas carnicerías en el norte del Nigeria mientras en la ciudad de Lagos, al sur, apenas chasqueaban la lengua de indignación y pasaban la página del diario para leer los deportes.

“El terrorismo del norte es horrible, pero lamentablemente nos hemos acostumbrado a ello”, me dijo un periodista del diario nigeriano The Vanguard hace unas semanas. Pero él mismo me invitaba a ver más allá. Nigeria es un Estado eléctrico, caótico y vivo. Y muy rico. El pasado 5 de abril, el país se fue a dormir como la segunda economía de África y al día siguiente su producto interior bruto había crecido un 89%, hasta situar a la nación como primer motor económico africano, por delante de Suráfrica.

Nigeria ya es el Estado más rico de África. El milagro financiero, que se produjo por una revisión de las cifras, muestra la vitalidad de sus bolsillos: es el país de Nollywood, porque con 987 filmes su industria del cine produce al año más películas que Hollywood y sólo está por detrás de Bollywood. También es la nación de los móviles, porque ha pasado de un puñado de suscriptores a 120 millones en 20 años. Y Nigeria también es el país de la desigualdad en carne viva. Es el lugar donde más de 100 millones de sus habitantes viven con menos de un dólar al día y donde la firma de automóviles Porsche ha abierto su segundo concesionario oficial de África (el primero está en Suráfrica) y estima unas ventas anuales de 300 deportivos al año de entre 95.000 y 140.000 euros.

Nigeria es el país de los negocios, del petróleo, de la vanguardia cultural, de la corrupción, de la violencia despiadada, de la innovación, del norte mayoritariamente musulmán y el sur cristiano y animista, de la literatura africana puntera, del lujo y la miseria mirándose a la cara. Es el motor de África; y es un motor con alguna pieza sucia. La desigualdad, la corrupción y Boko Haram son probablemente las piezas rotas.

 

“Hay una guerra entre musulmanes del norte y cristianos del sur”

Para nada. Aproximadamente el 50% de los 177 millones de nigerianos –es el país más poblado de África– son musulmanes. Del resto, el 40% son cristianos y un 10% creen en dioses locales. Es cierto que el norte es mayoritariamente musulmán, pero entre quienes rezan hacia la Meca en Nigeria la mayoría aboga por una visión conservadora o moderna de la fe y unos pocos defienden una visión fanática del islam. Estos últimos son los peligrosos. Pero no es un conflicto norte contra sur, ni entre religiones. Es una guerra entre el fanatismo de quienes quieren imponer una versión radical de la sharia o ley islámica y el resto. De hecho, los musulmanes moderados son también víctimas de los ataques de los extremistas.

La desigualdad entre norte y sur tiene  mucho que ver con el problema. Las provincias del norte, de mayoría musulmana, acusan al sur, de mayoría cristiana, de marginarles durante años y al Gobierno de apenas invertir en educación, sanidad o infraestructuras en las regiones norteñas. Las diferencias de riqueza y educación entre ambas regiones ya existían cuando Nigeria era territorio británico, pero se han incrementado desde la independencia. Un dato revelador: el desempleo oficial en todo el país es del 24%, pero entre los jóvenes del norte se estima en hasta el 80%. Peligroso.

 

“El fanatismo musulmán es más fuerte que nunca en el país”

Probablemente no. La presencia del islam en Nigeria se remonta al siglo XI. Varias regiones del norte del país tienen una larga tradición como bastiones de la religión musulmana, con presencia de grupos fundamentalistas. A principios del siglo XIX, por ejemplo, se produce una de las grandes revoluciones de una facción musulmana radical que combate a un gobierno corrupto e infiel al que acusan de permitir mezclar el islam con creencias locales. La revolución social con tintes de yihad –y muchos muertos en la mochila– lleva a la creación del Califato de Sokoto, aún hoy en día uno de los más influyentes de Nigeria.

En la segunda mitad del siglo XX y después de la independencia de los británicos, el país ha visto aparecer movimientos revolucionarios musulmanes que se levantaron contra el gobierno y dejaron miles de muertos. Es prácticamente imposible conocer la cifra real de fallecidos, pero fueron choques sangrientos.

La historia de violencia, por tanto, no es nueva pero la deriva del conflicto actual es preocupante. En 2002, Boko Haram era un movimiento, de alma fanática pero no explícitamente terrorista –aunque sí atacaba a las fuerzas de seguridad– que protestaba por la ineptitud y la corrupción de las autoridades. Desde 2009, cuando la policía asesinó al entonces líder de Boko Haram, Mohammed Yusuf, la secta radical se ha recrudecido y ha matado a casi 5.000 personas en Nigeria, muchos de ellos civiles. Desde enero es aún peor. El grupo ya ha asesinado a casi 2.000 personas en poco más de cuatro meses.

¿Por qué tanta muerte? Por empezar desde el principio, la banda no se llama realmente “Boko Haram”. Esas dos palabras en lengua hausa, que se podrían traducir como “la educación no islámica está prohibida” es el calificativo con el que los nigerianos se refieren a la organización fundamentalista. Su nombre oficial “Jama’atu Ahlis Sunna Lidda’awati wal-Jihad” deja más claras sus intenciones: en árabe significa “congregación comprometida con la propagación de las enseñanzas del profeta y la yihad“. Pero el objetivo de purificación social del grupo insurgente ha derivado hacia intenciones y tácticas puramente mafiosas. Boko Haram también es un negocio. La extorsión o el comercio de armamento, drogas o tráfico humano son algunas de sus fuentes de financiación. Los secuestros, las ayudas de otros grupos terroristas extranjeros y el apoyo de políticos locales nigerianos también. El gobierno de Nigeria ha denunciado que algunos gobernadores o autoridades políticas del noreste ayudan a la banda a cambio de que les permitan mantenerse en el poder.

Enviar más soldados al norte es la única solución”

No. Estados Unidos ya ha dicho que no enviará a sus militares al terreno y su ayuda para encontrar a las chicas secuestradas se limitará a expertos en inteligencia y vuelos de rastreo. Si es el Ejército nigeriano el que debe solucionar el problema, las cosas deberán cambiar mucho en el fondo y la forma. El comportamiento de los militares africanos es parte del problema. Mal pagados y mal equipados, los soldados y las fuerzas de seguridad son responsables de detenciones arbitrarias y asesinatos sumarios a sospechosos de pertenecer a Boko Haram.

Amnistía Internacional y organizaciones locales han denunciado auténticas barbaridades. Sólo en los primeros meses de 2013, hasta 950 detenidos murieron en cárceles nigerianas por torturas, estrangulamiento o inanición. La mayoría de las muertes se produjeron en los estados donde la banda se ha hecho fuerte. Estos abusos no han creado al grupo terrorista, pero sí han destruido la confianza de parte de la población en el Estado de Derecho. La mayoría de la población se encuentra en medio de un fuego cruzado.

La última ola de secuestros es otro ejemplo más de la guerra sucia y la sed de venganza. Boko Haram quiere canjear a las alumnas nigerianas por prisioneros, pero su acción tiene mucho de ojo por ojo. A finales de 2011, las fuerzas de seguridad de Nigeria anunciaron la detención de decenas de esposas y familiares de sospechosos de pertenecer a la organización. Entre ellos estaba la mujer y el hijo de siete meses de Abubakar Shekau, actual líder de la banda. Sonó a chantaje del Estado. Poco después, Shekau dijo en un mensaje en vídeo que las mujeres del enemigo pasaban a ser un objetivo. Está cumpliendo su amenaza.

“El petróleo es la verdadera maldición para Nigeria”

Depende. Nigeria es el principal productor de África. Desde que en 1956 se descubrió crudo en el Delta del Níger, el país ha basado su economía en la venta de oro negro. Aún así, los esfuerzos por diversificar la economía nigeriana están dando algunos resultados. La ministra de finanzas, Ngozi Okonjo-Iweala, señaló hace unas semanas que, cuando se recalculó la riqueza de Nigeria en abril, se descubrió que la industria del petróleo aporta ahora un 14% del PIB, menos de la mitad que antes (un 33%). El crecimiento de otros sectores, desde la construcción a la tecnología, empujan la economía nigeriana.

El crudo no es por sí mismo una maldición, pero si ha dado pie a la corrupción despiadada de los gobernantes y al abuso de compañías extranjeras con Shell a la cabeza. A principios de año, el Gobernador del Banco Central denunció que habían desaparecido 20.000 millones de dólares de la principal compañía petrolera estatal del país. La reacción del presidente nigeriano fue destituir al gobernador.

Algunas zonas del Delta del Níger, donde se extrae casi tanto oro negro al día como en Kuwait, más de dos tercios de sus habitantes son pobres. En la región se han vertido por corrosión, mantenimiento deficiente de las instalaciones, robo o sabotaje hasta 13 millones de barriles de petróleo: el equivalente a sufrir el desastre del Prestige, que en 2002 llenó de chapapote las costas de Galicia, 25 veces. Un pescador ogoni, uno de los pueblos indígenas del Delta, me explicaba recientemente cómo el desastre natural ha destrozado el ecosistema sin que nadie haga nada. “¿Ves esta tierra negra? –decía metido hasta los tobillos en barro y petróleo–; antes estaba llena de manglares y vegetación pero la codicia de las empresas y la complicidad del gobierno de Nigeria nos han condenado. Para unos pocos, el petróleo ha sido una bendición, para los que vivimos aquí, un regalo del diablo”.

“Nigeria será el líder de la nueva África… si soluciona la corrupción generalizada”

Quizá. Tiene potencial para serlo. Apenas es necesario compartir una cerveza en algún ruidoso bar de Lagos con un amigo local para darse cuenta de que los nigerianos se consideran los gigantes de África. Esa actitud, cuando se estira hasta la prepotencia, despierta recelos entre el resto de africanos, pero incentiva el espíritu emprendedor y la ambición de sus habitantes. En muchos países el continente, decir nigeriano es casi sinónimo de negocio. Que desde abril Nigeria adelantara formalmente a Suráfrica como la primera economía del continente ha reafirmado ese sentimiento nacional de liderazgo.

Pero Nigeria no es solo un socio comercial capital en la región, es un buen vecino. Fue clave en la creación –y en el mantenimiento– de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO o ECOWAS en sus siglas en inglés) que promueve la integración económica de los países del oeste del continente. También ha liderado misiones de paz antes y ahora. Puso la cara del continente cuando hubo que enfrentarse al apartheid sudafricano, y luego lideró misiones de paz en Chad, Liberia, Sierra Leona y Costa de Marfil. En los últimos días, no ha dudado un segundo en ponerse al frente de la lucha conjunta de los países de la región –además de Francia y Estados Unidos– contra el terrorismo.

Nigeria tiene músculo y potencial económico (además de una población enorme) para ser el líder de África. Si mantiene a raya el terror en el norte o la inestabilidad en la zona petrolera del Delta del Níger y una democracia alejada de coqueteos militares, logrará la estabilidad necesaria para cimentar su liderazgo. Si elimina o reduce la corrupción endémica que atiza la política pero también la pobreza y la desigualdad, su liderazgo además será indiscutible.

Colombia encaminada a la paz

El acuerdo sobre justicia transicional alcanzado por el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), anunciado públicamente el miércoles 23 de septiembre en La Habana, es un avance decisivo en cuatro años de negociaciones de paz. En efecto, anticipa la terminación efectiva de 51 años de conflicto armado. En una reunión sin precedentes, el presidente Juan Manuel Santos y el líder máximo de las FARC Rodrigo Londoño Echeverry, Timochenko, acordaron que se firmaría un acuerdo de paz definitivo en los próximos seis meses.

El acuerdo establece una “Jurisdicción Especial para la Paz” formada en torno a tribunales que serán establecidos para juzgar particularmente a quienes se consideren responsables de los delitos más graves y representativos cometidos durante el conflicto. De ser condenados, aquellos que colaboren con este sistema judicial y reconozcan los crímenes sucedidos en el pasado cumplirían sentencias de entre cinco y ocho años bajo condiciones especiales que en cualquier caso garantizarían la restricción efectiva de su libertad personal. Aquellos que tarden en dar la cara y aceptar su responsabilidad podrían llegar a cumplir las mismas penas pero en prisiones comunes, mientras que los que no colaboren podrían llegar a ser condenados y sancionados con penas de hasta veinte años de cárcel.

El anuncio no dice nada acerca del proceso de nominación y selección para los miembros de estos tribunales – que estarían integrados principalmente por jueces nacionales, con una presencia internacional minoritaria – ni de las instalaciones en las que se cumplirían las penas, o sobre la cuestión de las reparaciones para las víctimas. No obstante, sugiere que se está adoptando un enfoque equilibrado y sensato hacia los complejos dilemas que presenta un conflicto que ha causado más de seis millones de víctimas, según informes oficiales, y un proceso de paz que requiere certezas legales y políticas para las partes y la sociedad colombiana. Las FARC han ido más lejos que nunca al aceptar el requerimiento de que los principales responsables de delitos graves deban enfrentar penas de privación o restricción de la libertad de hasta ocho años. El Gobierno ha aceptado que el nuevo mecanismo tendrá jurisdicción sobre todos aquellos que hayan participado en el conflicto armado interno – incluidos los agentes del Estado.

Al conceder amnistía por delitos políticos y otros delitos conexos, el acuerdo resuelve también la incertidumbre legal a la que se enfrentarían miles de guerrilleros rasos. Al mismo tiempo, al reafirmar que ciertos delitos (crímenes de lesa humanidad, genocidio y graves crímenes de guerra) no podrán ser indultados y serán juzgados, cumple con las obligaciones básicas de Colombia bajo el derecho internacional, y facilita la aprobación del acuerdo de paz definitivo, si bien son de esperar ciertas revisiones por parte del poder legislativo, la Corte Constitucional y otros mecanismos.

El anuncio de que el acuerdo de paz definitivo se firmará dentro de los próximos seis meses, y de que las FARC comenzarán a entregar las armas 60 días después, significan que por primera vez las partes han establecido un cronograma claro para la terminación efectiva del conflicto. A este fin, es fundamental que en el transcurso de las próximas semanas cobre forma un cese al fuego bilateral. El acuerdo además vincula el objetivo de la justicia para las víctimas con la aspiración de la reincorporación política de las guerrillas.

El periodo que se avecina no será fácil para los negociadores en La Habana, ya que aún quedan muchos detalles por resolver. La entrega de armas y la reincorporación de ex combatientes serán extremadamente complejos. Las partes necesitarán energía, coraje y voluntad política – así como la participación activa y el apoyo de sus contrapartes en la comunidad internacional – en preparación para la difícil implementación de un acuerdo final. Los reveses son inevitables; y no se puede garantizar la cohesión de ninguno de los dos lados.

No obstante, este acuerdo sobre justicia transicional es un paso adelante firme, eficaz e inteligente. Si se implementa y se concluye correctamente, aumenta de forma significativa las probabilidades de que uno de los más antiguos conflictos del mundo llegue a su fin. Estas son buenas noticias para Colombia y la región.

Venezuela una crisis evitable

Además de los problemas políticos, el país sufre un drama social que de no ser abordado derivará en una grave crisis humanitaria. ¿Cómo se puede evitar esta situación?

Varias personas muestran las palmas de sus manos con el número asignado de la cola que hay fuera del supermercado para comprar comida, Caracas, 2015, Venezuela. Federico Parra/AFP/Getty Images

Varias personas muestran las palmas de sus manos con el número asignado de la cola que hay fuera del supermercado para comprar comida, Caracas, 2015, Venezuela. Federico Parra/AFP/Getty Images

El deterioro acelerado de la crisis política en Venezuela es motivo de creciente preocupación. El colapso en 2014 del incipiente diálogo entre el Gobierno y la oposición abrió la puerta a una inestabilidad que ha ido en aumento. Ante las elecciones legislativas previstas para diciembre, existe el temor de que se reanude la violencia. Pero hay también otro aspecto del drama que no se suele tener tan en cuenta. El descenso pronunciado de los ingresos reales, la marcada escasez de alimentos básicos, medicamentos y otros productos de primera necesidad, junto con el colapso de los servicios sanitarios, son elementos de un problema social inminente. Si no se aborda rápidamente de forma contundente, se convertirá en una grave crisis humanitaria, con un impacto sísmico en la política y la sociedad. Esta situación es el resultado de malas decisiones políticas, incompetencia y corrupción, y aún hay tiempo para evitar sus peores consecuencias. No obstante, esto no sucederá a no ser que se logre salir del estancamiento político y se forjen nuevos consensos, lo cual a su vez requiere la sólida participación de los gobiernos extranjeros y organismos multilaterales.

Como importante país productor que recientemente gozó de una de las alzas en el precio del petróleo más sostenidas de la historia, Venezuela debería estar bien posicionada para sobrellevar el repentino colapso de los precios del sector. El auge generó una importante reducción de la pobreza bajo la gestión del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), combinado, al menos en los primeros años, con las políticas de redistribución del Gobierno. Sin embargo, la economía ya daba muestras de sobrecarga mucho antes del descenso del 50% en los precios a finales de 2014, un año en el que el PIB se redujo en más del 4%. La expropiación de tierras y empresas privadas, los duros controles de precios y de cambios, y las empresas estatales, ineficientes y a menudo gestionadas de forma corrupta, son algunos de los factores que afectan a la producción de bienes y servicios. Tras haber contraído enormes deudas, prácticamente agotado sus reservas internacionales y vaciado el fondo de estabilización constituido para afrontar tales eventualidades, el Ejecutivo se enfrenta a una grave escasez de divisas y ya no puede permitirse compensar las carencias de la producción nacional mediante importaciones.

Naturalmente, quienes más han sufrido las consecuencias han sido los pobres, que dependen de los cada vez más escasos bienes subsidiados, para los cuales a menudo han de hacer cola durante horas sin ninguna garantía de obtenerlos. Las personas que sufren enfermedades como el cáncer, VIH-SIDA, o cardiovasculares pueden pasarse meses sin acceder a los medicamentos que necesitan para sobrevivir. Los hospitales e incluso las clínicas privadas no logran mantener suficientes reservas de medicamentos y otros suministros básicos, entre ellos piezas de repuesto para reparar los equipos médicos. La crisis hospitalaria se ha visto agravada porque el Gobierno no ha completado un programa de reconstrucción que comenzó en 2007 y ha incumplido sus promesas de construir nuevas instalaciones. Miles de médicos y otros profesionales sanitarios han renunciado debido a los bajos salarios y las condiciones de trabajo inseguras. Las listas de espera quirúrgica son cada vez más largas y no se logra cubrir los puestos de trabajo.

Algunos economistas pronostican un súbito colapso del consumo y el hambre generalizada, pero la mayoría de los especialistas dicen que el país no está al borde de la hambruna. Una consecuencia más probable es la desnutrición crónica, cuyos efectos ya se vislumbran en algunas encuestas. El colapso del sistema de salud, no obstante, puede tener efectos perniciosos a corto plazo, incluida la propagación descontrolada de enfermedades contagiosas y miles de muertes evitables.

Más allá de las cuestiones puramente humanitarias, los países vecinos de Venezuela y el resto de la comunidad internacional tienen razones prácticas para actuar. El colapso de la infraestructura de salud y bienestar social probablemente dificulte aún más el manejo del conflicto político, y podría derivar en una mayor erosión de la democracia y una mayor probabilidad de violencia política.

Esto, a su vez, podría tener repercusiones más allá de sus fronteras. Los riesgos potenciales incluyen la migración económica y política a gran escala, la propagación de enfermedades y la proliferación del crimen organizado. Sin un cambio de rumbo en la política económica, el país se dirige hacia un caótico incumplimiento de la deuda externa. Una Venezuela inestable, incapaz de honrar sus compromisos internacionales, podría desestabilizar a otros países de la región, en particular las naciones caribeñas que dependen de la energía que importan de Caracas a precios subsidiados. Asimismo, tendría un impacto directo en Colombia, a lo largo de una frontera que ya de por sí enfrenta múltiples amenazas.

A fin de prevenir las graves consecuencias de una crisis humanitaria en Venezuela, el Gobierno debe admitir el problema. Debe dejar de ocultar las estadísticas reales y de acosar a quienes proporcionan información o exigen acceso a ella.

Cualquier diálogo o acuerdo político debe priorizar las acciones concertadas para garantizar el suministro básico de recursos escasos, incluidos medicamentos, suministros médicos y alimentos básicos, a los más necesitados, y un sistema de bienestar social libre de intervención o manipulación partidista, que incorpore a actores no-gubernamentales, por ejemplo la Iglesia Católica y organizaciones humanitarias, como proveedores.

El actual sistema de control de precios y cambio, que fomenta la corrupción, el contrabando y el mercado negro, al tiempo que alimenta la inflación y la escasez, es inviable y debe ser cuidadosamente desmantelado y reemplazado por mecanismos que proporcionen una red de seguridad para los pobres sin asfixiar la producción.

El Ejecutivo tendría que buscar un apoyo amplio para un programa de emergencia que restaure el equilibrio económico y proteja a los más vulnerables de las consecuencias del ajuste necesario, en lugar de culpar a la oposición y a los gobiernos extranjeros de una imaginaria guerra económica.

La oposición debería resistir la tentación de sumar puntos políticos, reconocer que no hay ninguna solución indolora, y presentar una clara agenda de reformas económicas y sociales.

Los vecinos de Venezuela y la comunidad internacional en general tendrían que abandonar su renuencia a actuar y presionar explícitamente para que se restaure el Estado de derecho y los contrapesos y equilibrios institucionales, empezando por la estricta supervisión de las elecciones parlamentarias.

Deberían además ayudar a aliviar los gastos sociales de la actual crisis ofreciendo alimento y ayuda médica y presionando para que se reconozcan y se controlen las epidemias.

Vicepresidenta de Planned Parenthood que aparece en video de escándalo se niega a asistir a audiencia en el Congreso

Con su negativa a presentarse en la audiencia convocada por legisladores del estado de Colorado, los representantes de Planned Parenthood pretenden obstruir las investigaciones sobre la venta de partes fetales. La vice presidenta de Planned Parenthood en Rocky Mountains y Director Médico la Dr. Savita Ginde que fue expuesta en un vídeo vendiendo partes de bebes abortados fue citada a declarar y presentar su versión de los hechos. Pero nunca se presentó. Esta actitud pone en tela de juicio una vez más todo lo dicho anteriormente por la Presidenta de Planned Parenthood Cecile Richards ante el Congreso de Estados Unidos y en los medios de comunicación.

Los legisladores cursaron la invitación a la Dra. Ginde luego de hacerse público el video de investigadores encubiertas que la muestra negociando las partes de los bebes, acordando muchas veces el precio ilícito por la cosecha de partes de bebés, y sugiriendo como evitar las consecuencias legales.

Quizás el mayor temor de Planned Parenthood es que el referido video muestra que sus clínicas en Rocky Mountains no usan digoxina u otro feticida en los abortos de segundo trimestre. Para la ley federal (1USC 8) cualquier parto antes del aborto es potencialmente el nacimiento de un niño vivo. Lo cual ya no se ajusta a las normas del aborto en Estados Unidos sino que se tipifica como delito de homicidio. Por otro lado, también temerían el hecho que la venta o compra de tejido fetal es un delito castigado con más de 10 años de prisión o una multa por encima de $500,000. La ley federal también requiere que no haya alteraciones en el momento o procedimiento abortivo con propósito de obtener tejido fetal. (42 U.S.C. 289g-1).

Ver Video https://goo.gl/AFSd8C

La audiencia se celebró a pesar que en septiembre el departamento de salud pública y medioambiente del estado de Colorado anunció que no investigarían a Planned Parenthood. El  director ejecutivo de ese departamento, Dr. Larry Wolk, había rechazado el pedido expreso de 33 legisladores del estado que en una carta lo conminaban a iniciar la investigación correspondiente. Esta actitud ha sido una constante de la Administración de Obama para darle impunidad a Planned Parenthood.

Debbie Chaves, la directora de Family Action, dijo que la audiencia era necesaria  porque el Gobernador de Colorado John Hickenlooper se rehusó a investigar como es debido a Planned Parenthood.

Además de invitar a la Dra. Ginde, el comité de investigación del estado de Colorado, también invitó a prestar declaraciones a representantes del departamento de salud pública y medioambiente, de la oficina del procurador general de Colorado, de organizaciones de la sociedad civil y de las universidades privadas y públicas.