Ni comunión, ni confesión. Antes exorcismo

Basándonos en lo controvertido de la lid política en cuanto a las elecciones presidenciales que se hallan cerca, no es de asombrar que se tejan alianzas o pactos bajo la mesa, con la promesa de obtener una curul en el congreso o la posibilidad de colocar a algún lider en el sillón de Pizarro, haciendo alusión al conquistador y saqueador de la historia peruana, el sillón de Pizarro ha sido ocupado por asaltantes de saco y corbata que han hecho de sus fondos la bóveda de Ali Baba donde se han cometido las mayores atrocidades contra un Perú que se desangra debido a los excesos políticos los robos economicos de la chacra de nadie en la que se ha convertido las localidades, las regiones y porque no el país.

Pero una de las alianzas que más sorprendería de concretarse sería entre el partido APRA y el PPC, ambos con unos líderes que han estado lanzandose toda serie de calificativos en su contra, que descalifican a cualquiera que pretenda gobernar un país.

Y aunque en la columna de El Comercio se relata no solo los desencuentros sino también los acercamientos de ambos partidos, y su lidereza que antes no comulgaba con el partido de la estrella, ahora se apresta a sumar fuerzas o por lo menos asi lo expresa de la boca para afuera tragandose sus epítetos y frases donde apuntaba su artillería pesada contra el APRA ahora expresa que poseen puntos de su ideario que son compatibles, aunque aún no expresan un acuerdo textual o por lo menos televisado, lo que lejos de ser histórico demostraría -una vez m-ás- lo hipócrita y maleable que puede ser la moral cuando sus intereses económicos y políticos por ende peligran.

La nación debería recordar antes que tanto Lourdes Flores Nano y el PPC han estado involucrados con fuertes nexos a Cesar Cataño quien viene siendo procesado por el delito de lavado de activos producto del narcotráfico, de igual manera Alan García debería recordar que aún no hay sentencia firme contra Gerald Oropeza y toda la red de corrupción tendida por el narcotráfico así como tampoco existe punto claro sobre la dación de los narcoindultos.

Ambas almas atiborradas de demonios deberían de ser antes confesadas y exorcizadas antes de pretender unir fuerzas en una elección política en la que quienes somos creyentes esperamos que Dios ilumine las inteligencias y los peruanos puedan demostrar más civismo y conciencia política que tanta falta nos hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s