Del Comite de Seguridad de Defensa de Naciones Unidas

COMITÉ DE SEGURIDAD Y DEFENSA DEL LIBRO BLANCO DEL PERU

 

  1. PRELIMINARES

El Perú en tanto es parte de la comunidad internacional, se encarga de formula lineamientos de política exterior del Estado que le permiten orientar su presencia y participación en la Región y en los grupos internaciones como son la CAN, la OEA, la UE y demás grupos.

Este conjunto de lineamientos abarcan todos los ámbitos de las relaciones internacionales, incluyendo al Sector Defensa; y tienen niveles de interrelación que llegan hasta las Instituciones Armadas.

La labor de las Instituciones Armadas en el ámbito regional y mundial, se manifiesta en la contribución con la Seguridad y Defensa, brindando una imagen de profesionalismo que prestigia al país a través de su interrelación con las Fuerzas Armadas de los países de la Región y con organismos de Seguridad y Defensa internacionales.

Esta contribución incluye la implementación de medidas de confianza, la consecución de interoperabilidad, participando en operaciones multinacionales y de mantenimiento de paz. Incluye la realización de actividades que contribuyen a proyectar la imagen del Perú en el ámbito internacional, tales son los cruceros de instrucción al extranjero y expediciones antárticas, entre otras.

  1. NOCION

El Sistema de Seguridad y Defensa Nacional es presidido por el Presidente de la República, quien es el que encabeza el grupo que coordina los Consejos y Sistemas del Estado que velan por la seguridad del País y entre cuyas funciones está el garantizar la Seguridad Nacional mediante la concepción, planeamiento, dirección, preparación, ejecución y supervisión de la Defensa Nacional.

  • AMENAZAS A LA SEGURIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

El proceso de globalización ha dado lugar a la formación de nuevas asociaciones delincuenciales internacionales, que constituyen nuevas amenazas, retos y desafíos a la seguridad continental y regional. Este concepto fue recogido por la Organización de Estados Americanos, en la Declaración de Bridgetown y en la Conferencia Especial de Seguridad, de octubre de 2003 en México.

Amenazas como el terrorismo internacional se mezclan con otras cuya dimensión se ha multiplicado y adquieren características que afectan a las naciones, a sus recursos y a sus aspiraciones de bienestar.

El terrorismo internacional y el narcotráfico exigen a la comunidad internacional que sus acciones en materia de Seguridad y Defensa sean eficientemente coordinadas, teniendo en cuenta que ningún Estado actuando aisladamente y con su poderío militar tradicional, constituye garantía suficiente para preservar su seguridad.

Se hace necesario entonces, establecer mecanismos y sistemas cooperativos orientados a prevenir, neutralizar o mitigar el surgimiento y accionar de agentes generadores de conflictos, buscando alcanzar una mayor estabilidad para la construcción de sociedades que alcancen el desarrollo y bienestar de sus integrantes.

Para el Perú, es fundamental fortalecer la autoridad y legitimidad de las Naciones Unidas, y que la respuesta a los desafíos y problemas mundiales se realice en el marco de un reforzado sistema multilateral y de respeto del Derecho Internacional. En forma concordante con el enunciado precedente, aboga a nivel regional el establecimiento de un enfoque común de la seguridad, destacando:

  • El perfeccionamiento y ampliación de las medidas de fomento y confianza mutua.
  • La conformación de Zonas de Paz en la región y en las subregiones.
  • La Implementación del Plan Andino de Cooperación para la lucha contra el terrorismo.
  • La práctica de iniciativas destinadas a promover la limitación en gastos de defensa.
  1. Principios generales acerca de la intervención del Estado.

El hecho de que existan fallas de mercado, no implica necesariamente que el Estado deba proveer el bien o servicio. Así como los mercados no son perfectos, la acción del Estado puede tener fallas. El Estado, tal como fue concebido por los economistas clásicos, debería dar prioridad a las funciones de provisión de infraestructura básica, a mantener la ley y el orden y la defensa nacional. La participación del Estado debería ser de manera tal que refuerce y no que sustituya al mercado en el papel de asignador de recursos. Debería evitarse en lo posible que el Estado se encargue de la producción de los bienes o servicios en los que existen fallas de mercado, tal como fue el caso del Perú en la década de los años setenta y ochenta. Se debería preferir las soluciones que apoyen el desarrollo del sector privado (por ejemplo, facilitar la incorporación de nuevos productores como mecanismo para eliminar monopolios y diseminar información), más que soluciones en las que el Estado intervenga directamente (produciendo los bienes o fijando precios).

Por ejemplo, los servicios de telefonía, electricidad y saneamiento pueden ser brindados por el sector privado con una adecuada supervisión, la que puede ser complementada con la eliminación de barreras de entrada a nuevos participantes. A partir de las ideas arriba mencionadas, podemos señalar algunos principios generales que deben guiar la intervención del Estado, en caso de que ésta sea necesaria: a. Cuando el Estado tenga que proveer ciertos bienes o servicios, es deseable que la producción de los mismos esté a cargo del sector privado. Este es el caso de la inversión en mantenimiento de caminos y podría serlo también de los servicios de educación, salud y certificados de sanidad. b. Cuando, con el objetivo de reducción de la pobreza, el Estado intervenga en la economía, es preferible que lo haga a través de subsidios directos a los grupos que desea favorecer y que este gasto esté cuidadosamente focalizado.

 

  1. ORGANISMOS NACIONALES COMPETENTES

Las diferentes instituciones con función de velar por la seguridad del país en todos sus aspectos; ya sea las fuerzas armadas, defensa civil, los ministerios y organismos públicos., el presidente y sus ministros tiene un papel importante en lo que va la seguridad del país, y si hablamos de seguridad nos referimos a defender el Perú ante cualquier situación de guerra, desastre natural, u otro inconveniente en donde todos estemos dispuesto a defender nuestro país, tanto interior como exteriormente.

Dentro del conjunto de instituciones competentes encabezan la  lista los Ministerios de Defensa e Interior por ser no solo órganos coordinadores sino también ejecutores de las políticas que por naturaleza son propias de la defensa y vigilancia de fronteras, planes de solución pacifica y no pacifica de conflictos internos y externos, ataques terroristas.

Un segundo grupo son el Comando Conjunto de las Fuerzas armadas y todas las instituciones de vigilancia protección de la defensa nacional de ataques internos y externos como ejecutores directos y directores de los planes de contingencia ante eventualidades

  • Organismos de Toma de Decisiones

Mientras el Ministro del Interior debe de cumplir con su función es dirigir, conducir, coordinar y supervisar las acciones de gobierno interior, migraciones y naturalización, de control de los servicios de seguridad, de armas, municiones y explosivos de uso civil.

De otro lado el Ministro de Defensa debe cumplir con  su función es la preparación y desarrollo de las Fuerzas armadas peruanas y por su parte el Ministro de Justicia: Encargado de asesorar al Presidente Constitucional del Perú en temas judiciales y de Derechos Humanos

  • Organismos de Supervisión

 

Mientras que el Presidente del Consejo Nacional de Inteligencia: Integrar la inteligencia producida en los campos políticos. En tanto y en cuanto las Oficinas de Defensa Nacional asesoran al Ministro, Jefe del Organismo o al Presidente del Gobierno Regional en el planeamiento, programación, ejecución y supervisión de las acciones.

  • Órganos de Ejecución

El Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas: Su función principal es Asegurar la interoperabilidad, el accionar, la capacitación y el entrenamiento conjunto de las Fuerzas Armadas, así como la centralización de las actividades de inteligencia en el ámbito militar.

  1. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

 

  1. a) Ejecución progresiva de las acciones necesarias para la reestructuración de las Fuerzas Armadas. Debe adecuarse el tamaño de los tres Institutos a las necesidades de defensa actuales y también, a la situación económica y a las posibilidades fiscales del País.

Esto requiere definir unas Fuerzas Armadas más reducidas y más eficaces. La reducción debe ser equilibrada, tanto en efectivos como en equipamiento e instalaciones.

Definido por el Poder Ejecutivo el número de efectivos adecuados a una estructura piramidal, el Ministerio de Defensa procederá a formular un programa plurianual de acercamiento gradual al número señalado.

  1. b) Dar prioridad al accionar conjunto y a la integración operativa de los tres Institutos que forman las Fuerzas Armadas. Aprovechar el proceso con el objeto de lograr una mayor eficiencia en los gastos de funcionamiento y mantenimiento.
  1. c) En cuanto al equipamiento de las Fuerzas Armadas, analizar las alternativas en el corto plazo para recuperar el material fuera de uso y de modernizar el material disponible; y en el mediano y largo plazo las alternativas de reequipamiento de las mismas.
  1. d) Incorporar el proceso de ejecución presupuestal del Ministerio de Defensa al Sistema Integrado de Administración Financiera SIAF SP, a fin de dotarlo de mayor transparencia.

Asimismo, integrar el control de gestión a través del Sistema Integrado de Planeamiento de Administración Financiera de la Fuerza Armada SIPAFA, el mismo que ya se viene aplicando en la Marina de Guerra.

  1. e) Reestructurar la currícula de los Centros Académicos de las Fuerzas Armadas con el fin de garantizar una educación en democracia de los Oficiales y Sub Oficiales, mejorando, asimismo, las asignaturas militares y dando énfasis a las Operaciones Conjuntas. Igualmente adecuar los sistemas educativos castrenses a la estructura educativa nacional elevando el nivel y la exigencia académica, de modo que se pueda insertar a los integrantes de las Fuerzas Armadas en el sistema universitario, reconociendo el despacho de Alférez como bachillerato e incentivando que los Oficiales sigan una segunda carrera universitaria. Eso significará llevar al Oficial a la universidad y no la universidad a las escuelas de formación.

Impulsar el envío de Oficiales a estudiar en centros académicos militares de los Países líderes en doctrinas estratégicas y tácticas.

  1. f) Revisar la estructura organizativa y los planes de estudio del CAEN con el objeto de modernizarlos considerando, entre otros la necesidad de impartir instrucción en doctrina de operaciones conjuntas, y propiciando asimismo la mayor participación de representantes de la Sociedad Civil.
  1. g) Racionalizar los procedimientos de instrucción, adiestramiento, mantenimiento y atención de la infraestructura de los tres Institutos, dando énfasis a la actuación conjunta.
  1. h) Propiciar la venta o concesión de los bienes que forman parte del patrimonio de cada Instituto y que no resulten indispensables, con el objeto de destinar los recursos que se obtengan al equipamiento y/o infraestructura del mismo instituto.
  1. i) Establecer en cuanto a las adquisiciones de las Fuerzas Armadas mecanismos que garanticen transparencia, control y accionar conjunto.
  1. j) Impulsar la racionalización, la sistematización y la normalización de los materiales de cada uno de los Institutos, teniendo en cuenta la actuación conjunta.
  1. k) Reducción al mínimo de las estructuras administrativas y burocráticas de las Fuerzas Armadas, suprimiendo las Unidades carentes de finalidad practica así como racionalizando las funciones que resulten comunes.

La Marina de Guerra debe estudiar la transformación de la Escuela Nacional de Marina Mercante, aprovechando su infraestructura, en un Centro de Estudios Superiores de Nivel Universitario orientado a la capacitación en materias marinas y marítimas, con especial atención a las menos atendidas en el Sistema Universitario Peruano, como son Acuicultura, Gestión del Medio Ambiente Marítimo, Biotecnología y Administración Portuaria entre otros. Paralelamente el proceso debe estar orientado a la reconversión del personal de las Fuerzas Armadas que resulten excedentes como resultado del proceso de reestructuración de las mismas.

  1. l) Formulación de un Código de Ética para las Fuerzas Armadas, que enfatice los valores del respeto a los principios constitucionales, democráticos, a los derechos humanos y a la práctica de la honestidad y del honor militar.
  1. m) Propender a que las Fuerzas Armadas participen en la defensa regional y hemisférica, así como en operaciones de paz dentro del marco de las Naciones Unidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s